Páginas vistas en total

sábado, 23 de octubre de 2010

EL FUERTE SOLITARIO

Quedaron en mi recuerdo los soldaditos de plomo. Volaba la imaginación de un niño sensiblemente creativo. Las luchas y los encuentros de esos rígidos soldados, que mi mente transformaba en ídolos desconocidos. Eran ellos los valientes, que siempre estaban prontos, para enfrentar a sus pares. Cañones y caballitos completaban mi escuadrón. Pero algo me faltaba en mi lucha por la defensa, era tener un cuartel de protección y ofensiva. Por eso me dedique a construir el gran fuerte, que durante muchos años, albergó a los valientes. Mis amiguitos venían a observar la construcción, con un formato parecido a las películas de acción.
    Que linda fue mi niñez, sabiéndome un ganador. Fuerte, soldados y cañón eran mi protección. Nunca debía abandonar, esa bonita ilusión. Hoy es todo silencio, ya no hay soldados ni cañón, el fuerte está solitario esperando otro bufón.

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario